Lead nurturing y lead scoring: pilares en el inbound marketing

computadora con monitor encendido y cartel llamando a hacer mas

Las técnicas del inbound marketing poco a poco han cobrado mayor relevancia. En este sentido, el lead nurturing y lead scoring son dos tácticas de automatización de marketing digital. Las cuales nos permiten, entre otras cosas, catalogar a los leads de acuerdo a su nivel de interés. Así como nutrirlos con información relevante. Sin embargo, al ser términos similares muchas marcas suelen confundirlos y asumirlos con el mismo funcionamiento.

Por eso, hoy te comentamos detalladamente a qué refiere cada término y por qué son tan importantes.

¿Qué es el lead scoring?

Es un proceso de inbound marketing a través del cual se clasifica y valora a los usuarios potenciales de acuerdo a su grado de interés. Esto, en relación a los productos y/o servicios que ofrece nuestra marca. Así como también se considera el nivel de interés que tiene para nuestra marca este lead.

En síntesis, el lead scoring se trata de ordenar la base de datos con la finalidad de atender principalmente a aquellos leads que sean más interesantes. Y que, por supuesto, estén más cerca de realizar una compra a nuestra marca.

Para tal clasificación se han de considerar los siguientes parámetros:

  • Nivel de interacción con la marca.
  • Características sociodemográficas.

Y el lema principal del lead scoring es igual al del inbound marketing: no tratar a todos los usuarios de la misma manera. Y mucho menos brindarles contenidos repetitivos. Pues no todos tienen el mismo nivel de interés por los mismos productos y/o servicios, ni las mismas necesidades e intereses.

Por eso, esta estrategia permite a las empresas clasificar los leads a fin de centrar sus esfuerzos a aquellos que estén más cercanos a convertirse en clientes. Y por supuesto, dar paso al lead nurturing para interactuar más directamente con cada usuario interesado.

¿Qué es el lead nurturing?

Esta estrategia de inbound marketing se enfoca en preparar y madurar a los leads calificados en el lead scoring, a fin de incentivarlos a la compra de un producto y/o servicio. Por ello, la marca debe acompañarlos durante todo el ciclo de compra a través de contenidos acorde a cada fase del embudo.

Entre los contenidos que pueden entregar al lead en este punto, destaca el envío programado de emails, ebooks, cupones, invitaciones a demos de productos, ofertas personalizadas…

Asimismo, el lead nurturing tiene el propósito de crear un vínculo de confianza entre usuario – marca, al compartir información de valor. Y, por supuesto, también pretende posicionar a la marca como la mejor alternativa ante un proceso de decisión de compra. A fin de destacarla sobre la competencia.

Lead scoring y lead nurturing: pilares esenciales en una estrategia de inbound marketing

Ambos términos figuran como un factor decisivo en una estrategia de inbound marketing.

Pues, el lead scoring se enfoca en realizar un diagnóstico inicial de la base de datos, a fin de valorar a los leads que tengan un mayor nivel de interés para con la marca. Y, por su parte, el lead nurturing permite acompañar a los leads clasificados, anteriormente, durante todo el proceso de compra. Por lo que se basa en entregarles información más personalizada de acuerdo a su nivel de interacción para con la marca.

Entonces, ¿Por cuál de las dos técnicas comenzar? Por supuesto, con la reseña que te hemos comentado a lo largo de este post, ya tendrás una respuesta concreta. Sin embargo, permítenos comentarte que ¡DEBES COMENZAR POR EL LEAD SCORING! Pues no puedes brindar a todos los usuarios contenidos sin siquiera saber cuáles son los que están realmente interesados en tu marca. Y, por ende, también en tus productos y/o servicios.

Y ¿Cuáles son las ventajas de ambas técnicas? Principalmente, conoces mejor a tus usuarios potenciales, aumentas tus probabilidades de convertirlos y creas una comunidad potencial más fidelizada.

 

El inbound marketing es una estrategia que promete seguir actualizándose a fin de brindar muchas más innovaciones. ¡Mercadólogos… a estar atentos!