Ciclo de compra o buyer’s journey: por qué las marcas deben conocerlo

El ciclo de compra es uno de los procesos más importantes que como marca debes conocer. Pues supone las diferentes etapas que tus clientes potenciales atraviesan antes de dar el sí definitivo a tus productos y/o servicios.

Por ende, al no conocer cómo están reaccionando tus usuarios a los contenidos que les envías a fin de convertirlos, entonces no sabrás dónde podrías estar fallando.

Por esa razón, hoy queremos comentarte más sobre como el también conocido como buyer’s journey. Así como su influencia en las decisiones de tu marca.

¿Qué es el ciclo de compra o buyer’s journey?

En el marketing digital puedes conocerlo bajo diferentes variaciones de nombre, y todos refieren a lo mismo. Es decir, el ciclo de compra son las fases por las que pasa un usuario desde que reconoce una necesidad hasta que elige un producto y/o servicio para satisfacerla.

Sí… desde que un usuario ya entra a tu web y comienza a ver qué productos y/o servicios tienes, ya ha iniciado su proceso de buyer’s journey. Y por supuesto, ha llegado hasta tu marca porque tiene una necesidad que cubrir y figuras dentro de sus opciones para satisfacerla.

Ahora, si vamos al mercado tradicional, el ciclo de compra inicia desde que el usuario toma el carrito o canasta del super, y comienza a recorrer los diferentes departamentos en buscar de productos que necesita para cubrir sus necesidades.

De esta forma, bien sea en el mundo digital como en el espacio tradicional, todos los usuarios emprenden un ciclo antes de concretar su compra.

Fases del ciclo de compra

Una vez que el usuario identifica una necesidad ¿Qué sigue? Fíjate:

Detectar una necesidad

Esta es la primera fase del proceso de buyer’s journey. Acá el usuario reconoce que tiene una necesidad. Por ejemplo, su móvil se dañó y se da cuenta que necesita adquirir uno nuevo. Por lo que inicia la búsqueda de las mejores opciones del mercado.

Recoger información

Una vez reconoce que tiene una necesidad, comienza a reunir información sobre cuáles son las mejores alternativas que bien podrían ajustarse a su perfil.

En este sentido, investiga en webs, blogs, foros, redes sociales, toma sugerencias de amigos y/o familiares. Y de allí, comienza a visitar los sitios de las marcas que más le interesaron, a fin de comparar características, diseños y precios.

Luego, continúa con el ciclo de compra.

Decisión final

Ya cuando el usuario esté al tanto de la oferta del mercado, comienza a simplificar su lista de alternativas para quedarse únicamente con la marca que más le llamó la atención. Además, en este punto ya tiene el modelo y las características sobre el producto que desea adquirir.

Acción de compra

Acá ya se dirige hasta el establecimiento físico o virtual para adquirir el producto y/o servicio necesitado. En este caso y manteniendo el ejemplo inicial, el usuario va en busca del mejor móvil de sus alternativas.

Evaluación del producto

Aunque muchos mercadólogos no la asumen como una fase como tal del ciclo de compra, no deja de ser un aspecto importante que todos los consumidores realizan durante la adquisición de un bien.

Pues una vez que se utiliza el producto y/o servicio, se comienza a formar un criterio sobre la calidad del mismo. Y por supuesto, acá definirá si le comprará de nuevo a la marca.

¿Por qué es tan importante conocer el buyer’s journey?

Básicamente, porque de él depende de cuán acertada es la información que puedas ofrecerle a tus usuarios. Así como identificar las etapas donde regresan su decisión de compra abandonando el lugar.

De esta forma, puedes darles a tus usuarios interesados contenidos que se ajusten con lo que están buscando. Y así, mantener como una alternativa fuerte a tu marca.

 

El ciclo de compra podría decirte cuánto estás vendiendo y dónde estás fallando.